SENTENCIAN A 30 AÑOS DE CÁRCEL A AUTORES DE LA MUERTE DE UN HOMBRE EN ANZALDO

Tipografía
  • Muy Pequeño Pequeño Mediano Grande Más Grande
  • Original Helvetica Segoe Georgia Times

Prensa FGE, Cochabamba (12.09.2021).- La Fiscal Departamental de Cochabamba, Nuria Gonzáles Romero, informó hoy que, en audiencia de procedimiento abreviado, el Ministerio Público demostró con pruebas suficientes que Isidro Cabezas Velarde de 66 años de edad y Jacinta Saravia Sánchez de 47 años son autores del delito de Asesinato cometido en contra de Severino G. P. de 48 años, por lo que el Juzgado de Instrucción en lo Penal N° 1 de Anzaldo determinó sentencia condenatoria de 30 años de presidio para ambas personas, que deberán cumplir en el penal de El Abra y en el recinto penitenciario de San Sebastián mujeres.

 

“Como Ministerio Público hemos presentado todos los elementos colectados, entre ellos el protocolo de autopsia, las declaraciones testificales, entre otros elementos. Asimismo, los sindicados reconocieron haber cometido el delito, por lo que fueron sentenciados a 30 años de cárcel”, dijo Gonzáles.

Por su parte, el Fiscal de Materia, Rubén Arcienega, señaló que el hecho ocurrió en la comunidad de Thago Kasa del municipio de Anzaldo la noche del 9 de mayo del 2021 después de que Jacinta peleó con su esposo Severino, la mujer se encontró con Isidro a quien le pidió que mate a su esposo porque ella sufría agresiones. Cuando la víctima se encontraba durmiendo Isidro ingresó a su vivienda y lo golpeó con un combo en la cabeza y en los genitales, dejándolo sin vida, luego junto a Jacinta lo enterraron lejos de las vivienda.

El 8 de septiembre del presente año, una autoridad de Anzaldo llamó a la policía señalando que Isidro confesó haber matado a Severino G. P. porque la esposa de la víctima le prometió mantener una relación después del hecho. Luego Isidro llevó a la policía al lugar donde fue enterrado el cuerpo de la víctima y de acuerdo al acta de autopsia elaborado por el Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF) la víctima murió por un traumatismo craneal severo, provocado por un objeto de metal. El 9 de septiembre la hija de Jacinta la entregó a la policía por el asesinato de su padre, después de que ella le confesó el crimen y ambos autores fueron puestos a disposición del Ministerio público.